La bancarización: un interés común

La bancarización: un interés común

Cabeza1

Con frecuencia, al escuchar la palabra “bancarización”, se piensa en la expansión del sistema financiero. Y sí, tiene que ver, pero no es únicamente eso. La bancarización no es algo que sólo le interese a las instituciones de crédito.

Según el diccionario, bancarizar es Desarrollar las actividades sociales y económicas de manera creciente a través de la banca (o de cualquier otra institución que en conjunto conforman el sistema financiero). Por lo tanto, implica abrir una o más cuentas -que pueden ser de distintos tipos- con alguna institución que ofrezca dicho servicio.

Por tanto, resulta fácil deducir que el desarrollo económico completo del país está involucrado en ello.

De lo que se trata es de establecer una relación de largo plazo entre una persona o empresa y una institución financiera, no sólo de tener una sucursal dónde cambiar el cheque con el que nos acaban de pagar un servicio realizado.

La bancarización inicia de verdad cuando se abre una cuenta en una institución financiera (que puede o no, ser un banco). Esto es el inicio de la cadena productiva, pues al captar recursos, las instituciones refuerzan su capacidad de financiamiento de proyectos productivos que de otra manera se quedarían sólo en buenas ideas.

Ya hemos dicho en este espacio que la imagen del colchón lleno de billetes pierde lo pintoresco cuando el dinero que se pierde es el nuestro. Y es ahí dónde entra la bancarización. Si en lugar de guardarlos en el colchón o en una lata de galletas, los llevamos a una institución financiera y abrimos una cuenta, nuestros ahorros estarán seguros de verdad -la ley protege nuestros depósitos hasta por 1,800,000 pesos- y servirán para apoyar el desarrollo económico de nuestro país.

-

Tener relaciones sanas y de largo plazo con las instituciones financieras nos permite ser sujetos de crédito, nos ayuda a planear y controlar nuestros gastos y disminuye el costo de algunas transacciones, además de que nos convierte en agentes económicos activos sin importar si somos personas físicas o Pymes (Pequeña y mediana empresas).

-

A las entidades financieras les permite “echar raíces”, expandir sus oportunidades de negocio y aportar al desarrollo económico del mercado que -incluso por su propio bien- quieren que se mantenga fuerte y productivo.

Para la economía nacional, la bancarización es un punto central, ya que a través de ella mejora la distribución de la riqueza nacional, pues fomenta el ahorro y la creación de patrimonio. Por su importancia en el financiamiento de proyectos productivos, es fundamental para la creación de empleo. Contribuye a combatir la corrupción y el lavado de dinero. Promueve la incorporación del sector informal de la economía a la formalidad y los beneficios que ello implica para todos.

Por todo esto es que la bancarización es un tema de importancia nacional, porque no se trata del desarrollo de un sólo negocio, no. Al contrario, implica el desarrollo de la cultura económico-financiera de todos y el crecimiento económico nacional.

Una relación sana y de largo plazo -tanto de los individuos como de las instituciones- con el sistema financiero, es un paso firme hacia un mayor y más certero desarrollo económico de nuestro país.

Y eso es algo que a todos nos interesa.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s