El crédito productivo: un ciclo virtuoso

Carta de Noticias

El crédito productivo: un ciclo virtuoso

Solemos pensar en el crédito como el préstamo que solicitamos y utilizamos de manera personal y para satisfacer necesidades de consumo y/o de vivienda. Pero existe un tipo de financiamiento distinto, que es fundamental para el crecimiento económico.

El crédito productivo es a un tiempo detonante y resultado del crecimiento de una economía. El financiamiento a las empresas que producen los satisfactores materiales y servicios que necesitamos y utilizamos día a día es un punto esencial del llamado Ciclo virtuoso de crecimiento.

Cuando las tasas de interés tienen niveles moderados o bajos, el crédito es el primer paso para que los sectores productivos pujantes se consoliden y los que se encuentran de capa caída se repongan. Al haber crédito para las empresas hay inversión real, lo que permite aumentar el capital productivo, es decir, el que de verdad se suma al tamaño de las empresas y al desarrollo de productos y servicios nuevos o a la consolidación de los existentes.

-

Al realizarse inversión productiva, aumenta el empleo, ya que la nueva producción requiere mano de obra que la vuelve una realidad y, al aumentar las fuentes de trabajo, el ingreso de las familias también se incrementa. A mayores recursos en una economía, mayor consumo, lo que significa un primer punto de reafirmación de la producción que, al salir al mercado, encuentra demanda suficiente.

-

Si luego del consumo existe un excedente, dentro de una economía formal y firme, las entidades financieras lo captarán en forma de ahorro, lo que a su vez les permitirá poner más créditos a disposición tanto de personas físicas como morales (muchos de nosotros y las organizaciones, como sujetos de crédito). Esto iniciará de nuevo lo mismo el consumo que la inversión productiva y -por tanto- el crecimiento se mantendrá y estará en posibilidad de aumentar.

Las entidades financieras reciben su nombre precisamente de su principal objetivo y función: financiar, es decir, aportar el dinero necesario (o parte de él) para una empresa, actividad u obra. En pocas palabras, su trabajo es captar ahorro y prestar dinero, dar crédito.

Cuando el crédito fluye en una economía, ésta se mantiene saludable. El financiamiento no causa deterioro en las relaciones entre los factores económicos. Al contrario, el crédito productivo es indispensable para la consolidación y el crecimiento económicos. Pero también lo es su recuperación. Las instituciones financieras deben poder recuperar los recursos prestados para poder continuar con su función de apoyo a la inversión y el crecimiento. Nada hay de malo en que también quieran crecer. Si sirven de palanca para impulsar la economía nacional, bien merecido lo tendrán.

En este espacio hemos reiterado ya que el crédito es una herramienta. Cuando se trata del crédito productivo esta verdad adquiere una importancia mucho mayor pues, gracias a esta herramienta, los recursos fluyen, se desarrolla la economía del país y se crea riqueza.

Una economía nacional sana requiere y genera un sistema financiero activo que coloca crédito y lo recupera, para volver a colocarlo.

Un ciclo virtuoso.

El Ciclo Virtuoso del Crecimiento
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s