Los 7 pecados capitales de las entrevistas de trabajo

Siempre nos hablan de qué es lo que debes hacer en una entrevista de trabajo, pero ¿qué hay de lo que no se debe hacer? Hagamos un recuento de aquellos pequeños pecados que nos llevan a esa sonrisa por compromiso y el falso “nosotros nos comunicaremos contigo”:

1.- FALTA DE INFORMACIÓN

Es de vital importancia saber quién te entrevistará, si es alguien del departamento de recursos humanos, tal vez una persona adyacente al puesto que solicitas o si es quien se desempeñará como tu jefe. Así, tendrás la oportunidad de analizar las posibles preguntas que podrían hacerte y formular tus respuestas antes de estar en la entrevista.

Es común que no nos percatemos del rol de las empresas a las que entregamos nuestros currículos, y en el momento de la entrevista ignoremos por completo qué responder cuando nos preguntan “¿Por qué te interesa trabajar aquí?” Así que ¡infórmate! Investiga sobre la empresa que te entrevistará para que tus respuestas vayan en pro de las actividades que esta realiza y sobre el puesto que solicitas.

2.- VESTIMENTA INADECUADA

Es muy importante saber que no puedes presentarte de jeans y tenis, hay que cuidar mucho el aseo personal desde las uñas de los pies hasta el cabello. No existe justificación para no mantener en buen estado tu vestimenta, es decir, cuidar la limpieza y la  presentación para reflejar una imagen impecable.

No importa si la empresa es un tanto informal, siempre es recomendable dejar la mejor carta de presentación. Una persona deja una mejor impresión si se viste con un corte formal, aún sabiendo que tal vez en el puesto solicitado la presentación sea lo de menos.

Elige cuidadosamente, combina los colores (de preferencia tonos sobrios como el negro, gris o azul marino combinado con alguna prenda blanca) y viste de acuerdo a tu edad.

Recuerda que si eres mujer y estas solicitando un trabajo en un ambiente de hombres, no es necesario que pierdas el toque femenino, pero tampoco es recomendable que lleves utilices escotes pronunciados, mini faldas o pantalones muy pegados al cuerpo; opta por algo más conservador y elegante (como un pantalón o falda sastre y una camisa presentable).

Por otro lado si eres hombre, los trajes siempre son la mejor opción, si es oscuro y serio lo podrás combinar con algún color estacionario para que resalte tu personalidad como un morado, amarillo, verde o un azul.

3.- IMPUNTUALIDAD

No importa qué pase ese día, si es necesario que te levantes una o dos horas antes de lo habitual, ¡hazlo! Cualquier disculpa que ofrezcas será inválida o perjudicial para ti. No estará bien visto por el reclutador. Y estos pretextos no serán de mucha utilidad para justificar tus retardos si te llegaran a contratar. 
Las consecuencias de la impuntualidad (así sea por 5 o 10 minutos) harán que no vuelvan a buscarte o te den las gracias ese mismo día porque estarás demostrando falta de interés, de respeto y una mala organización de tus tiempos. Procura llegar 10 o 15 minutos antes, no olvides que deberás pasar por el registro en la recepción de la empresa y eso te llevará tiempo.

4.- INTOLERANCIA A LA IMPUNTUALIDAD

Si te anticipaste a tu cita y te han hecho esperar, tranquilo, no te enfades ni pongas mala cara. Recuerda que ambas partes están interesadas: tú por el trabajo y ellos por tus servicios.

Aprovecha ese tiempo para observa el lugar, analiza las actividades de las personas que están a tu alrededor, sonríe, muestra seguridad y si no hay más personas ¡qué mejor! Relájate, trata de disminuir esos nervios, concéntrate en la entrevista y haz un repaso de tu currículum porque recuerda que los nervios traicionan y de un momento a otro pueden hacerte perder el control y olvidar hasta tu segundo apellido.

5.- MAL COMPORTAMIENTO

Bien, ahora llega el reclutador, se presenta y te recibe en una sala de juntas o en su oficina. ¡Cuidado con tus movimientos! Alrededor del 93% de tu personalidad se puede deducir por medio de tu lenguaje corporal, es decir, si estás encorvado reflejarás inseguridad, desinterés y flojera, o bien, si cambias de posición continuamente revelarás tus nervios.

El 7% restante será el crédito de tu lenguaje verbal. Si miras a la pared mientras hablas demuestras desconfianza, si interrumpes, contradices o elevas la voz, arruinarás por completo tu entrevista.

Por todas y cada una de estas razones, tienes que ser sumamente cuidadoso con tu postura, tu forma de expresarte verbalmente y en mirar directamente al entrevistador, no lo retes ni trates de intimidarlo. Mejor sé directo cuando te dirijas a él o ella, demuestra seguridad y claridad en tus palabras, no seas redundante, evita las muletillas. Darás una mejor impresión demostrándole al reclutador que eres ese “alguien” que resolverá ese “problema” de la empresa.

6.- HABLAR MAL DE TU TRABAJO ANTERIOR

Muéstrate como un profesionista prudente, el hecho de que hables mal de tu jefe anterior o de la(s) empresa(s) en la(s) que trabajaste antes harán que el entrevistador piense que eres poco ético y profesional, además que has sido lo suficientemente inmaduro para no adaptarte a las normas y políticas de una empresa y que no eres capaz de manejar las diferencias con tus superiores. Los nervios te traicionaron y lo hiciste, ahora ¿quieres arreglarlo? ¡Cuidado! entrar en detalles es peligroso. Esto puede ayudarte, pero en la mayoría de los casos afecta mucho más.

7.- DESBORDE DE ARROGANCIA

Sabemos que actualmente hay escasez de talento, que la gente no está lo suficientemente preparada para desempeñar cualquier labor en el cambo profesional, pero eso no significa que seas excepcional. Recuerda que sí eres único y especial, pero la humildad es un punto clave en la entrevista. Además, cuando te muestras abierto al aprendizaje y tolerante a los cambios, le das un plus a tu currículum. ¡Ah! y no olvides no hablar de más. Al final de cuentas, si te quedas con el trabajo, deberás demostrar todas esas cualidades que resaltaste en la entrevista.

Así que ya lo sabes, prepárate lo mejor posible y haz de esa entrevista todo un éxito para dar el siguiente paso, ser parte de esta empresa y comenzar un nuevo ciclo en tu vida laboral.

Mariana Román


This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s